Pablo Picasso

BIOGRAFÍA

Pablo Diego José Ruiz Picasso nació el 25 de octubre del año 1881 en Málaga. Fue hijo de un pintor vasco llamado José Ruiz Blasco y de su esposa, María Picasso.

Durante su infancia su familia tuvo bastantes dificultades económicas, así que en 1895 se mudan a Barcelona donde su padre consigue un puesto de profesor en la Escola d’Arts y Oficis de la Llotja de Barcelona.

Pablo Picasso, que desde muy joven ya había destacado en la pintura y recibía encargos de gente muy influyente, consigue ser admitido en la escuela resolviendo en un día los ejercicios que otros tardaban en terminar un mes. A los quince años ya tenía un taller en la calle de la Plata de la Ciudad Condal y su éxito fue creciendo.

El año 1900 viajó a París para visitar la Exposición Universal, donde vendió algunos de sus dibujos a Petrus Mañach, que le ofreció 150 francos al mes por sus obras. Se convirtió así en un artista profesional y decidió mudarse a París definitivamente.

De joven Picasso siempre pintó obras con un realismo académico absoluto, intentó retratar la realidad tal y como la veía y sus padres le ayudaron posando como modelos para sus pinturas y sus retratos. Todo esto cambió cuando se mudó a París, donde adoptó y desarrolló el movimiento pictórico del ‘Cubismo’. Gracias a este nuevo estilo abandonó el realismo de sus pinturas y empezó a cambiar la forma y los colores de los objetos que pintaba. Lo desarrolló hasta tal extremo que empezó a convertirse en un estilo muy abstracto.

Expuso sus cuadros en algunas exposiciones de Londres y Barcelona, y su nuevo estilo fue tanto criticado como admirado entre el público.

Durante el año 1914 la guerra trajo desgracias. Él apoyó el bando republicano y aceptó durante ese período el ser director del museo de Prado. En el año 1944 se unió al Partido Comunista Francés y también se cansó de la pintura, así que empezó a hacer estampas, grabados y esculturas que tuvieron tanto éxito como sus cuadros.

En 1957 se enamoró de Jacqueline Roqué, con la que estuvo hasta morir en el año 1973.

En el siguiente enlace puedes ver de manera desarrollada su línea cronológica.

MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS INFLUYENTES

Picasso pasó por varias etapas mientras su pintura evolucionaba.

En un primer momento se diferencian sus cuadros por colores (Periodo Azul, Periodo Rosa, Periodo Negro) y luego se pasan a distinguir distintas corrientes bien definidas: Cubismo, Clasicismo, Surrealismo y Expresionismo. Finalmente, en su vejez, Picasso tuvo su llamado ‘Periodo Vallauris’, en el que se dedicó a realizar esculturas y cerámicas, y una etapa final de revisión de autores clásicos, en la que realizó interesantes versiones de obras de Velázquez o Delacroix.

Movimiento Artístico¿Cuándo?¿Cómo?Obras
Etapa de Formación 1895

1900
Podemos hallar una primera etapa entre los años 1895 y 1900, periodo en el que un joven Picasso de 14 años comienza su formación artística en La Llotja y, posteriormente en la Escuela de San Fernando, hasta finalmente viajar a París, donde conoce a sus primeros marchantes.

Esta etapa de formación transcurre bajo la influencia del modernismo catalán, cuyo influjo se manifiesta en el afán por representar la figura humana actuando en escenas de la vida diaria.
Ciencia y Caridad (1897) La muchacha de los pies descalzos (1895)
La época
azul
1901

1904
Después del cubismo, la etapa más celebrada de la producción artística de Picasso. Empieza a “pintar en azul” en 1901 tras el suicidio de su amigo Carles Casagemas, quien se convierte durante una temporada en un motivo recurrente en las obras del pintor.

Los cuadros de esta época se tiñen de melancolía para retratar las condiciones de vida de las clases marginadas de la Barcelona de principios del siglo XX, haciendo gala de un delicado equilibrio entre el realismo social y un personal expresionismo.

La gama cromática es fría y acerada y los fondos desnudos, hecho que resalta la faceta dramática de las composiciones, protagonizadas por personajes lánguidos y esbeltos con cierta influencia de la figuración grequiana. De este modo, el universo pictórico de Picasso se puebla, durante estos años, de personajes desolados, perdidos.

En 1904, ya instalado en el bohemio barrio de Montmartre, París despierta en Pablo Picasso nuevas inquietudes y rejuvenece sus fuerzas creadoras.

Atraído por el encantador ambiente de la bohemia y el bullicio de la ciudad, el pintor renuncia a los velos azulados para dejarse seducir por los espectáculos circenses, los bares abarrotados y otros atractivos de la bohemia parisina, sentando así los cimientos de una nueva etapa en su producción artística.
Mujer con los brazos cruzados (1902)
El viejo guitarrista (1903-1904)
La Vida (1903)
La época
rosa
1905

1906
Recibe este nombre por el drástico cambio que supone el cromatismo cálido de los cuadros pintados por Picasso durante estos años con respecto al melancólico ambiente de la anterior etapa azul.

Aunque durante esta época el pintor también cultiva el desnudo, los temas más recurrentes son las escenas de circo, en las que Picasso representa con trazo suave y apariencia cándida a cómicos ambulantes, acróbatas y arlequines.

Durante los viajes realizados durante esta época a Holanda y Gósol (Lleida) el joven Picasso entra en contacto con las antiguas manifestaciones del arte románico y peninsular, cuyas influencias contribuyen a forjar la que, posteriormente, será conocida como la Época Negra de Pablo Picasso.
Famille de Saltimbanques (1905)
La Época Negra1907

1908
Materializa la confluencia de las experiencias adquiridas por Picasso mediante su estudio de pintores clásicos como Cezanne o Ingres y a través de los viajes realizados en  años anteriores a Holanda y Gósol, donde entra en contacto con el arte románico y el primitivismo de la estatuaria ibérica.
Se inicia en esta etapa un proceso de esquematización y geometrización de las formas en el que cuerpos y cosas se reducen a elementos simples y arcaicos ganando en expresividad. En cuanto a los colores, predominan los ocres y los rojos, que otorgan dramatismo a las composiciones.

La obra más iconográfica de este periodo es el famoso cuadro Las señoritas de Avignon (1907), donde los trazos angulosos y las caras con apariencia de máscara vaticinan el germen de la más emblemática de las épocas picassianas: el cubismo.
Las señoritas de Avignon (1907)
Cubismo1908

1916
Supone una ruptura con la perspectiva tradicional renacentista.

Pablo Picasso y George Braque, máximos representantes de esta corriente de vanguardia rehúsan de los cánones clásicos con el objetivo de incluir en el propio lienzo tanto la visión binocular como los diferentes ángulos desde los que puede ser contemplado el objeto representado.

Puesto que existen unos rasgos comunes, la ingente producción artística de Pablo Picasso durante esta época suele catalogarse bajo el epígrafe general de estilo cubista, aunque se trata de una etapa compleja en la trayectoria del pintor, lo que hace posible diagnosticar varias fases.

La primera de ellas es el cubismo analítico (entre 1908 y 1910), caracterizado por composiciones en las que Picasso se centra en el análisis exhaustivo del motivo, que llega a descomponerse en tantos planos como exija la plasmación de sus distintos puntos de vista.
En cuanto a los colores, planos oscuros y claros se yuxtaponen y el cromatismo va perdiendo preeminencia frente a la forma, hasta acabar reducido a una amplia gama de grises, verdes, ocres y marrones, tal y como podemos ver en Figure dans un Fauteuil (1910).

Recibe el nombre de cubismo hermético una segunda y breve fase que tiene lugar entre los años 1911 y 1912, y que surge del interés cubista de Picasso por incluir el mayor número posible de planos incorporando el tiempo como una nueva dimensión del lienzo.

En consecuencia, los cuadros de esta época hacen gala de una acusada abstracción. La geometrización se complica hasta que los motivos se vuelven prácticamente irreconocibles.

La introducción de la técnica del collage es también una innovación de este periodo, concebida como forma de recuperar el color, abandonado en la primera fase cubista, y de mejorar la legibilidad de las obras, por lo que su adopción implica la transición hacia una figuración menos abstracta, lo cual nos lleva a la última fase del periodo cubista: el cubismo sintético.

El cubismo sintético abarca desde 1912 hasta 1919. Durante estos años, Picasso dota a sus obras de claridad y de color, convirtiéndolas en piezas más decorativas que conceptuales. Son ejemplos
Tras el final de la I Guerra Mundial, Picasso se interesa por otras artes como la música y el ballet, llegando a encontrar su hueco en el mundo del espectáculo, al colaborar frecuentemente con organizaciones de ballet ruso. Esta experiencia se manifiesta pictóricamente en una serie de cuadros producidos por el pintor entre los años 1919 y 1924, tiempo conocido como época neoclásica.
Paisaje con dos figuras (1908)
Guitarra, clarinete y botella sobre una mesa (1916)
La bouteille de Bass (1914)
El Poeta (1911) Naturaleza muerta con clarinete (1911)
Época Neoclásica1917

1924
Durante esta etapa, aunque Picasso no abandona totalmente el cubismo, los rasgos son mucho más clásicos y suaves.

También desarrolla una serie de composiciones coloridas, geométricas y planas en las que aparecen arlequines u otros personajes del espectáculo como bailarinas o músicos.
Retrato de Olga en un sofá (1918)
Paisaje con árboles muertos y vivos (1919)
Los tres músicos (1921)
Cubismo surrealista1925

1935
La irrupción de las vanguardias pone punto y final al breve retorno de Picasso a la pincelada de los clásicos. A partir de 1925, fascinado por los escritos teóricos de André Bretón  y por las obras de Yves Tanguy y de Joan Miró, el pintor pone rumbo hacia una nueva propuesta de expresión artística que culminará dando lugar a su época surrealista.

Picasso nunca ha sido considerado como perteneciente al grupo surrealista, aunque sí que es posible apreciar el influjo de Salvador Dalí.

Influenciado por la fiebre surrealista, durante esta etapa, Picasso asume la premisa vanguardista de crear metáforas plásticas mediante la metamorfosis de las formas, utilizando la pintura como medio para expresar las penalidades de la primera mitad del siglo XX, azotado por guerras y crisis sociales y económicas.
Bañista sentada a la orilla del mar (1930)
La danza (1925)
Expresionismo1935

1947
Atando el destino de su obra al devenir del mundo, Picasso sufre cambios al tiempo que éstos se producen en el escenario internacional. En tiempos de guerra pinta deprimido, en tiempos de paz dibuja cálidas escenas. Como un tornado llegó su periodo expresionista, profundamente golpeado por la sangrienta Guerra Civil Española, por el auge del fascismo en Europa y por la Segunda Guerra Mundial.
El expresionismo de Picasso está evidentemente influenciado por su propio cubismo, pero en esta etapa son pinturas que transmiten con fuerza sentimientos y expresan dramáticamente situaciones de dolor. Un buen ejemplo de esta fase expresionista lo encontramos en La mujer llorando (1937).
El cambio en los temas (angustiosos, tristes, relacionados con la guerra y el sufrimiento) no es la única característica del expresionismo de Picasso. Habrá también una fractura en la gama cromática, apareciendo colores oscuros y sombríos. El cambio en la forma lo percibimos en obras como Naturaleza muerta con cráneo de toro (1942) y el cambio en el fondo se aprecia en el desgarrador Gato devorando a pájaro (1939). Pero sin duda la pintura más famosa de esta etapa es el Guernica (1937), que a la postre se convertiría en su obra más reconocida internacionalmente. Todo un símbolo anti-bélico que elevó a Picasso como icono del pacifismo mundial.
Gato devorando un pájaro (1939)
El Guernica (1937)
Periodo Vallauris 1947

1954
Con sesenta años y después de haber vivido una larga carrera llena de cambios e innovaciones, y con el escenario internacional más calmado, Picasso entra en su llamado ‘Periodo Vallauris’, una etapa de su vida en la que se dedicó a diseñar platos y cerámicas mientras disfrutaba de su retiro en la Costa Azul.

Abandonó la pintura durante varios años y abordó la escultura y el trabajo sobre arcilla con mucho interés. En el periodo que va de 1947 a 1954 realizó más de 600 piezas.

Rodeado del azul del Mar Mediterráneo y de la tranquilidad del mundo rural, Picasso se deja inspirar por los pájaros y por la luz. En esta etapa nacen otros dos hijos: Claudio y Paloma. Los temas que trata en sus cerámicas y esculturas son familiares y de ocio. Vuelven a aparecer elementos del circo, y también un especial interés en la tauromaquia.
La Paloma
Las meninas de Picasso
Las Meninas y la vida
Última etapa 1954

1973
Un anciano Pablo Picasso que definitivamente se ha instalado en ese rincón del mundo tan tranquilo como es la Costa Azul descansa en su estudio repasando las obras de los autores clásicos. Se rodea de Rafael, Velázquez, Delacroix, Manet, Goya… y realiza versiones de sus lienzos más famosos.

En esta revisión de los clásicos, Picasso produjo interesante material. Ejemplo de ello es la serie de estudios sobre Las Meninas, del que realizó más de 50 versiones. Las re-interpretaciones que hizo Picasso estaban influenciadas por el cubismo que él mismo había fundado, y suponen un broche de oro a su carrera.
Pablo Ruiz Picasso murió en 1973 en el pueblo de Mougins, a los 91 años.

Había sido el pintor más famoso del mundo, el artista más influyente del siglo, y nos había dejado una obra irrepetible y fascinante. Una obra en continuo cambio, en la que buscó siempre la innovación. Llevó la pintura a extremos que ningún otro artista había imaginado, y nos regaló una nueva forma de ver la realidad.

Puedes saber más en el blog de VENTURA.

Obra

Al final de su vida había realizado 1.885 pinturas, 7.089 dibujos, 342 tapices, 30.000 grabados y litografías, 150 cuadernos de bocetos, 1.228 esculturas y 2.880 cerámicas.

Los tres músicos. 1921
La mujer que llora. 1937
Picador. 1890
Las señoritas de Avignon. 1907
El viejo guitarrista ciego. 1904
Guernica. 1937

CURIOSIDADES

1. Terminó su primer cuadro con 9 años

Y no lo hizo nada mal. Mientras la mayoría de nosotros lo máximo que habíamos hecho a nuestros 9 años de vida era jugar al escondite o a los videojuegos, Picasso ya había terminado Le Picador, el cuadro que hacía homenaje a la tauromaquia, una de las pasiones recurrentes en sus obras. Lo más curioso es la madera sobre la que pintó el cuadro: se trataba de la tapa de una caja de puros.

2. Pintó el cuadro más caro del mundo

En 2013, La Rêve (también conocido como El Sueño), se convirtió en el cuadro vendido más caro del mundo. La obra cubista pintada por Picasso en 1932 que representa a una de sus mujeres, se vendió por más de 100 millones de euros.

3. Estaba obsesionado con sus obras

Pablo Picasso no era lo que se conoce por humilde (y desde luego tenía motivos). El malagueño hizo más de 16.000 obras y fue el creador, junto Georges Braque, del cubismo. Cuando se convirtió en un artista reconocido (y millonario), compraba castillos para llenar las paredes con sus propias obras. Al completar un castillo, compraba otro.

4. Fue acusado de robar la Mona Lisa

Suena a broma pero no lo es. Picasso y su amigo poeta Guillaume Apollinaire fueron acusados de robar La Gioconda del Louvre en 1911. Finalmente, les dejaron libres tras interrogarles. Paradójicamente, en el siglo XXI Picasso se ha convertido en uno de los artistas más robados.

5. El Guernica, fuera de España hasta el fin del Franquismo

Probablemente la obra más reconocida del artista y un homenaje a la causa republicana. El Guernica se mantuvo en el Museo de Arte de Nueva York desde 1940, pero por petición del propio Picasso, volvió a España cuando finalizó la época franquista española.

FRASES CÉLEBRES

A continuación, os mostramos algunas frases celebres que pasaron a la historia gracias a Pablo Picasso.

 «¿Qué es el arte? Si lo supiera, tendría buen cuidado de no revelarlo»


«Todo lo que puede ser imaginado es real».


«Yo hago lo imposible, porque lo posible lo hace cualquiera».


«Cuando era pequeño mi madre me decía: si te haces soldado, llegarás a general; si te haces cura, llegarás a Papa. Yo quería ser pintor y he llegado a Picasso».


«Pintar como los pintores del renacimiento, me llevó unos años, pintar como los niños me llevó toda la vida».


«La fotografía vino a tiempo para liberar la pintura de toda literatura, de la anécdota, e incluso del tema».


«Cuando dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida».

SABER MÁS…

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *